Punta del Este, Uruguay

The New Stuff

La Isla de Lobos, destino seguro del turismo ecológico


Históricamente se la conoció como Isla de San Sebastián, y posteriormente como Isla de las Corvinas, su actual nombre es debido a la presencia de rebaños de lobos finos  y leones marinos, que supieron ser muertos y comercializados años ha. Es ahora una reserva donde se prohíbe la caza.  

lobos 0

La isla posee una superficie de 43.5 hectáreas, con un eje mayor de dirección norte-sur de 990 metros y eje menor de 630 metros. Casi toda su área central constituye una gran meseta cubierta por una capa de tierra vegetal tapizada por gramíneas donde crecen solamente helechos y cactus, careciendo de árboles indígenas.

Prácticamente todas sus orillas se encuentran conformadas por rocas graníticas a veces en forma de alcantarillados que pueden llegar a alcanzar alturas de hasta 25 metros. Las playas de arenas y gravilla son escasas.
Existen dos piletones de marea: «Reinosa» y «Las Bóvedas», que son aprovechados por las crías de lobos marinos para iniciarse en la natación a los pocos días de nacidos

Su entorno natural, peligrosos escollos que la rodean, rigurosas corrientes, tormentosas sudestadas y una frecuente y espesa niebla que la envuelve, torna difícil que el barco que allí enclavara pudiera ser salvado.
No es sencillo legar a los Lobos. Sus peñascos, que apenas sobresalen del agua, sirvieron y aún sirven de trampa para muchos barcos, que allí tuvieron su fin.

Posee en su haber una extensa lista de naves y buques perdidos en sus peñascos.
De los más de 1500 naufragios registrados, y otros tantos que no figuran en las crónicas, que ocurrieron en costas uruguayas, gran número sucedieron en la isla y sus inmediaciones.

Tiene además un aliado fatal,: «El islote de Lobos» , una baja formación rocosa que, invisible durante las tormentas, despanzurró buques a mansalva, con sus afiladas restingas que lo rodean por doquier.

lobos 4

Debido a su baja altura, algunas embarcaciones quedaron atrapadas sobre él, quedando aprisionadas sin posibilidad de zafar, al quedar en seco luego de calmadas las aguas. Testigos de ello son los restos de madera de un antiguo naufragio que aún hoy son visibles sobre las piedras.
En la zona no existe fondo de arena, como sucede a veces en otros puntos de la costa, y la fuerza de las aguas suele hacer mover el casco del buque por sobre las rocas, provocándole mas daños.
Si bien la mayoría de los siniestros ocurrieron en los siglos de la colonización, tiempos en que las naves poseían rudimentarios sistemas de navegación y eran fáciles presas de estas accidentadas geografías costeras, Lobos provocó también varios naufragios en el siglo veinte.

Solo en las últimas décadas, gracias a los avances tecnológicos el hombre pudo revertir a su favor la batalla contra los escollos de «Lobos» y logró que los percances casi desaparecieran
Gonzalo Coelho (Portugal – 1502)
Hay indicios que revelan, que la primera expedición europea cuyas naves hendieron con sus proas los mares de estas latitudes, fue la de la armada portuguesa despachada en el año 1501, al mando de Gonzalo Coelho, en la que también venía Américo Vespuccio, y cuya finalidad era asegurar los descubrimientos de Pedro Alvarez de Cabral, descubridor del Brasil.

Expresan haber «dado vista a una isla al sur del Cabo de Buen Deseo». Este cabo no era otro que la actual Punta del Este.

lobos 1

Juan Diaz de Solis (España – 1516) 

El 20 de enero de 1516, la expedición de Solís fondeó en las proximidades de una isla a la que bautizaron con el nombre de «Isla de San Sebastián de Cádiz» por ser ese día la festividad de San Sebastián.
«Allí sacrificaron a 66 lobos marinos cuya carne les sirvió de alimento para su viaje de retorno a Europa»
Varias fueron las expediciones que siguieron llegando a estas latitudes

Francis Drake (1578)

El célebre corsario inglés partió de Playmouth el 13 de diciembre de 1577, al mando del «Pelican» acompañado de otras cuatro embarcaciones, en viaje del que también participaban su hermano, Thomas Drake, y su primo, John Drake.
De esta expedición se conocen cuatro diarios: uno de ellos fue dado a conocer por Buenaventura Caviglia, y hace referencia a distintos aspectos de su permanencia en costas uruguayas. Lo llevaba el Capellán de la flota, Francias Fletcher, y en él aparece, junto a otros dibujos, el de un lobo marino.

Nos observan

Darwin

Relata cuando llega a la Isla :» el tiempo se descompone y siendo de noche muy oscura, fueron rodeados por gran cantidad de focas y de pingüinos que hacían un ruido tan extraño que el oficial de guardia creyó que provenían del ganado vacuno de la costa» (Seijo, pág 392).

Es parte lamentable de su historia, las épocas de las faenas. Momentos crueles registrados en algunos relatos de época como en este conmovedor fragmento descripto por Homero Martínez Montero :
«… comienza entonces la carnicería brutal, encarnizada, bajo los cielos ceñudos, frente al mar espumoso. El viento lleva más allá del horizonte un horrendo concierto de aullidos, golpes, gritos de dolor y coraje, voces viriles y denuestos. Los lobos, despavoridos, atropellan ciegamente tratando de romper el cerco fatal; se yerguen junto a los hombres apoyándose sobre las aletas, levantando sus grandes cabezas en las que blanquean, amenazadoras, dos hileras de dientes agudos. Pero las masas suben y bajan vertiginosamente…»

En Isla de Lobos existe un faro construído en 1858, y es el tercero en una altura a nivel mundial, y el de mayor altura de América del Sur. Tiene excelente potencia luminosa y además posee otras ayudas a la navegación. Al cerrarse la niebla y no permitir el paso de la luz, es necesario disponer de otros medios para hacer efectiva la ayuda a la navegación marítima. El sonido es uno de ellos y Lobos posee una poderosa sirena que funciona con aire comprimido. Tres personas se encargan de su funcionamiento y mantenimiento.

Existe una Base de Investigación de la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (DINARA). programa perteneciente al Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca. Allí también se destaca el personal estable que tiene la responsabilidad de velar por el rebaño de lobos marinos allí presente, por el mantenimiento del edificio y por sus técnicos del Instituto que allí, periódicamente realizan diversas investigaciones que contribuyen al mejor conocimiento de la población.

Desde una embarcación se los aprecia en pleno retozo

Importancia del Turismo Ecológico para la preservación de especies

lobos 2

El Turismo Ecológico para ser desarrollado en su máxima potencialidad, implica disponer de una infraestructura, personal capacitado y una correcta política de preservación de sus diferentes habitats lo que significa conservar, proteger y favorecer el entorno para la presencia y desarrollo de la fauna y de la flora tanto nativa como migratoria ya que sin ellas, fauna y flora, esta actividad no puede desarrollarse y por ende no generar ingresos.

En los últimos años, es creciente el interés demostrado por una modalidad turística denominada de varias formas: Observación de aves; bird watching o Safari fotográfico, esto último abarcando la fauna en general.
Reserva de lobos y leones marinos, única en América del Sur
En 1996, se declara «Parque Nacional de Islas Costeras» a la Isla de Flores ubicada en el lecho del Río de la Plata y al conjunto de islas de la plataforma continental, constituido por: Isla e Islote de Lobos, Isla Rasa, Isla Encantada e Islote frente a Cabo Polonio, Isla del marco e Isla Coronilla. -Decreto 101/10483/996-.

lobos 3

Población

De acuerdo con la DINARA se estima que la población de lobos finos en la Isla de Lobos oscila entre 160.000 a 180.000 ejemplares.
La de los leones marinos , se calcula en una cantidad aproximada a los 5.000 individuos. Nacen en la isla entre 32.000 a 35.000 cachorros de lobos finos y cerca de 1.000 de leones comunes.
Los leones marinos están decreciendo entre 5 y 7 por ciento anual de acuerdo con los técnicos. Esto demuestra la necesidad de seguir desarrollando planificaciones estructuradas por los técnicos en la diferentes áreas que involucra la continuidad de la preservación de este lugar guardado en el tiempo pero no olvidado.

Necesidad de Preservar y mantener a la Isla

Lobos es el asentamiento de reproducción, nacimiento y lactancia de lobos finos y leones marinos como también de la gaviota cocinera (fauna estable).Es, entonces, el área reproductiva más importante a nivel mundial de lobos marinos.
Es también el hábitat de algunas especies visitantes temporales u ocasionales.
Afortunadamente, reiteramos, la faena esta suspendida desde octubre 1991.

Visitas guiadas

Con la resolución del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, bajo la dirección del Ing. Carlos Enrique Gasparri, en 1997, con carácter experimental, se inicia una nueva etapa en donde se conjuga el mantenimiento natural de la existencia de los lobos con la obtención de beneficios económicos mediante la implementación de la modalidad turística denominada turismo ecológico.

Vista de los lobos e Isla desde una embarcación

Ante esta nueva perspectiva, los propios técnicos responsables de los pinnípedos desarrollaron en forma inmediata, un plan experimental estratégico para Isla de Lobos, contemplando las diferentes alteraciones y estructuraron una reglamentación y control estrictos que contemplen diversos tipos de interferencia humana.
Determinaron el circuito de visitas y además ayudaron en la construcción de senderos de maderas para el acceso de los visitantes. Éstos fueron delineados en lugares donde la presencia humana no resultase perturbadora para los residentes de la Isla es decir, los lobos marinos. como también el resto de componentes que integran su ecosistema y áreas adyacentes.
Gracias a la colaboración del Club de Leones, se construyó una cerca de madera de 220 metros de largo, la cual separa la lobería del área destinada al circuito.
También establecieron una posible capacidad de carga de visitantes.

Condiciones requeridas para el desarrollo de la modalidad turística denominada Turismo Ecológico en Lobos
A grandes rasgos, el Eco Turismo es una modalidad turística en donde se practica, con un guía especializado, la observación sin interferir
Para poder precisar con exactitud los efectos del concepto «sin interferir» es necesario estudiar cada ecosistema -ya que cada uno posee sus propias particularidades- y determinar las pautas para establecer una planificación que conlleve al desarrollo de esta actividad generando el menor grado de alteración.

Pautas a seguir 

Visitas: período de visitas, espacio de las visitas, tránsito y horario de las visitas, guiadas y control de las mismas.

Pesca deportiva y comercial

La pesca realizada con trasmallos en las proximidades de los criaderos de pinnipedia y en las aguas habitadas por cetáceos menores es un factor que provoca muerte por asfixia de numerosos ejemplares.

Presencia humana, consecuencias

Los lobos marinos son animales muy sensibles a los extraños. Su sentido del olfato esta muy desarrollado.
Un ejemplo es recordar el disturbio que se producía en la Isla de Lobos, los terribles momentos de las matanzas cuando se efectuaban las capturas y el encierro de los lobos vivos
Cuentan los loberos que no podían rodear a los lobos marinos con el viento en contra ya que podían detectar su presencia sin siquiera verlos.

Los faeneros comenzaban a acercarse agachados o casi reptando, intentando cumplir con una condición esencial para realizar la matanza, no despertar a la lobada ya que deberían estar durmiendo o descansando y así evitar la huida al mar.
También en esos momentos, las gaviotas alertaban a los lobos con sus chirridos y vuelos sobre la presencia de los faeneros quienes las hacían volar tres o cuatro veces, antes de avanzar. De esta manera, los lobos ya no le prestaban atención a sus frenéticos vuelos en círculos y agudos graznidos, y continuaban durmiendo tranquilamente, indiferencia que terminaba por resultarles fatal.

La presencia humana no controlada o no regulada en áreas de asentamiento de estas especies de mamíferos marinos, provoca diferentes tipos de alteraciones que pueden ser detectadas según el grado de impacto, a corto, mediano o largo plazo (FAO, 1976)
No debe ser olvidado el factor de la contaminación accidental o por negligencia por petróleo que azora continuamente la estabilidad de su preservación.
Se debe respetar intactas las zonas donde naturalmente tanto lobos finos como leones marinos, descansan, reproducen y amamantan.

Al seleccionar una determinada área para ser visitada implica por un lado el riesgo de que se produzca cierta declinación poblacional en la misma pero por otro, se asegura la conservación de la naturalidad y virginidad del resto de la isla.

Las dos especies que conviven en la isla son: 

El Lobo Fino: Con una población de alrededor de 180.000 ejemplares. Este se alimenta lejos de la costa, de anchoíta, calamar, camarón y merluza joven. Posee dos capas de pelo y los machos llegan a pesar 140 Kg. y medir 180 cm.

El León Marino: Con una población cercana a los 12.500 ejemplares, normalmente se alimenta de los peces que habitan en la franja costera como: brótola, corvina, pescadilla, cazón y otros. Podemos observar algunos individuos en el Puerto de Punta del Este, otros nadando alrededor de las embarcaciones deportivas y de pesca artesanal, al acecho. Los machos llegan a medir hasta 230 cm y pesar 340 kg.

Otras especies es posible observar en la playa de desembarque, elefantes marinos, asiduos visitantes de la isla. También entre la gran variedad de aves, a la gaviota cocinera, la flora autóctona está representada por dos especies de cactus y una especie de helecho llamado calaguala, encontrándose además otras plantas introducidas por el hombre tales como: transparentes, tamarises, cañas, etc.

La posibilidad de tener acceso a un lugar como Isla de Lobos, donde existe esta rica variedad de fauna, constituye un verdadero privilegio para todos aquellos que gustan del disfrute de la naturaleza.
Para que futuras generaciones puedan tener la misma posibilidad, es necesario que a nivel oficial se estructure una planificación tendiente a minimizar el disturbio por causa de la presencia humana.
Gracias a la colaboración del Club de Leones, se construyó una cerca de madera de 220 metros de largo, la cual separa la lobería de la reja destinada al circuito.

También establecieron una posible capacidad de carga de visitantes.
Desde 2001, las visitas guiadas ya no están autorizadas. Se realizan paseos de circunnavegación por la Isla hasta una aproximación de 100 metros.

Actualmente, se presenta la posibilidad de construir un nuevo muelle y así proseguir con la meta ya trazada, de aunar la preservación – minimizando la interferencia y presencia humana – con la obtención de beneficios- económicos , educativos y de goce espiritual – y con la experiencia obtenida por la actividad anterior efectuada con carácter experimental. Para ello, se han actualizado los estudios para nuevamente estructurar el desarrollo del turismo ecológico en la Isla de Lobos.
Existen tres empresas que se dedican a este tipo de turismo ecológico y experiencia inolvidable.