Punta del Este, Uruguay

The New Stuff

Panamá – Punta del Este – Panamá. El recorrido de La Cumbre de las Américas


Punta del este-1967 fue la matriz de la maquinaria para una integración económica latinoamericana; ahora vuelven a reunirse en Panamá, con una realidad bastante diferente. 

 

Esta historia comienza y termina en Panamá. La última vez que los presidentes de Cuba y Estados Unidos se vieron la cara en persona en el marco de una cumbre hemisférica fue en la capital panameña, en el año 1956, durante una cita considerada «la madre de las Cumbres de las Américas». Entre los 20 presidentes americanos que asistieron a Panamá estaban presentes el mandatario cubano Fulgencio Batista y su par estadounidense Dwight Eisenhower.

Los veinte Presidentes que participaron en  la  primer Cumbre de Panamá en 1956

Los veinte Presidentes que participaron en la primer Cumbre de Panamá en 1956

En esa ocasión, se celebraba el aniversario del Congreso Anfictiónico que 130 años atrás había convocado Simón Bolívar para consolidar la unidad de las nuevas repúblicas y facilitar acuerdos de defensa común en un continente recién liberado. Pero en el encuentro de Panamá, el discurso de Batista no hizo referencia a los postulados de Bolívar sino que se centró en el anticomunismo hemisférico que guiaba la política exterior de Washington. Batista, quien para ese entonces se había despojado del mote de dictador por haber refrendado en las urnas su presidencia, habló a nombre de los numerosos dictadores que por esos años gobernaban en América Latina como Pedro Aramburu en Argentina, Marcos Pérez Jiménez en Venezuela, Carlos Castillo en Guatemala, Gustavo Rojas Pinilla en Colombia, Rafael Leonidas Trujillo en República Dominicana o Anastasio Somoza en Nicaragua, algunos de los cuales participaban en esa primogénita Cumbre de Panamá.

La cita americana de 1956 se cerró con la firma de la Declaración de los Presidentes en Panamá en la que los mandatarios presentes se confieren la tarea de hacer que América sea « el baluarte de la libertad del hombre y de la independencia de las naciones » contra la amenaza de « fuerzas totalitarias, ajenas a la tradición de nuestros pueblos y sus instituciones ». En la pionera Cumbre de las Américas también se sentaron las bases para la creación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y se empezaron a esbozar los criterios de la Alianza Para el Progreso (ALPRO) que sería propuesta por Washington y aprobada por la OEA, en 1961.

Tres años después de la cita en Panamá, vendría el triunfo de la revolución cubana y, con el tiempo, la instauración en la isla del modelo socialista pro soviético al que Batista había definido en Panamá como «la gran calamidad ». Para contrarrestar el avance en la región de la influencia cubana, la organización de Estados Americanos (OEA) adopta en 1961 el proyecto del presidente estadounidense John F. Kennedy « La Alianza para el Progreso » y en 1962, por 14 votos a favor y seis abstenciones (Brasil, Argentina, Chile, Bolivia, Ecuador y México), expulsa a Cuba del sistema interamericano por considerar el modelo de gobierno del país caribeño contrario a sus intereses.

Punta del Este, primeras puntadas

El Che Guevara, entonces Ministro de Industrias de Cuba y Presidente de su Banco Nacional, en reunión con el Presidente del Consejo Nacional de Gobierno de Uruguay, compartiendo un mate en la justamente llamada Azotea e Haedo que aún se conserva como museo.

El Che Guevara, entonces Ministro de Industrias de Cuba y Presidente de su Banco Nacional, en reunión con el Presidente del Consejo Nacional de Gobierno de Uruguay, compartiendo un mate en la justamente llamada Azotea e Haedo que aún se conserva como museo.

Una década después de la primera Cumbre, los líderes americanos volvieron a darse cita. El encuentro fue el 12 de abril de 1967 en Punta del Este. Sin incluir en la lista de participantes a Fidel Castro, 19 mandatarios del hemisferio y un representante de Haití se reunieron en el balneario uruguayo con el objetivo de diseñar políticas para fortalecer la doctrina trazada por la «Alianza para el Progreso».
 
Si Panamá-1956 fue la Cumbre que marcó la ideología anticomunista, Punta del este-1967 fue la matriz de la maquinaria para una integración económica latinoamericana. O por lo menos, intentó serlo. En la Declaración final de Punta del Este, los Presidentes « resuelven crear en forma progresiva, a partir de 1970, el Mercado Común Latinoamericano » que debería estar en funcionamiento en un plazo no mayor de quince años. En esa ocasión, el presidente de EEUU, Lyndon B. Johnson, declaró «su firme apoyo a la prometedora iniciativa latinoamericana » pese a que no involucraba al mercado estadounidense.
 
La integración económica para el desarrollo de Latinoamérica planteada por los mandatarios en Punta del Este implicaba, según el texto final, una cooperación multilateral en desarrollo de infraestructura, agricultura, educación y salud, además de la eliminación de gastos militares innecesarios. Sin embargo, el esa declaración quedó reducida a anhelos suscritos en el papel y la integración económica para el desarrollo de Latinoamérica no vio la luz.
 
Entre dictaduras e invasiones

Contrario al control del gasto militar consignado en el acuerdo de la Cumbre de Punta del Este, las décadas que siguen marcaron para Latinoamérica una era de predominio militarista. Ante el crecimiento de movimientos populares de envergadura, se instauran en el Cono Sur una serie de dictaduras de corte totalitario que, a través del llamado Plan Cóndor, ponen en marcha políticas coordinadas de represión, tortura y asesinato de los opositores. En 1971 se asienta en el poder de Bolivia el general Hugo Bánzer. El 11 de septiembre de 1973, los militares chilenos instalan de facto al general Augusto Pinochet. En 1973, es el turno para la dictadura militar en Uruguay y tres años después, una junta militar se toma el poder en Argentina.

En la década de los ochenta, Estados Unidos lleva a cabo dos grandes invasiones militares en el continente. En 1983, el entonces presidente estadounidense Ronald Reagan declara a Granada «amenaza potencial para Estados Unidos» e invade al pequeño país insular en apoyo al nuevo gobierno que había derrocado al Primer ministro de corte pro cubano Maurice Bishop.

En 1989, 26 mil soldados estadounidenses con un armamento de última generación desembarcan en Panamá para capturar por el delito de narcotráfico al hombre que gobernaba de facto en el país centroamericano: el general Miguel Antonio Noriega, antiguo aliado de Washington pero convertido en los últimos tiempos en su enemigo.

Ronald Reagan declara a Granada «amenaza potencial para Estados Unidos»

En este contexto y durante 27 años no se realizó ninguna Cumbre de las Américas.

La cita de Miami

En 1993, Bill Clinton se convierte en el primer presidente de Estados Unidos después del fin de la Guerra Fría. Consciente de la posición única de su gobierno en el escenario mundial, el recién electo mandatario debe demostrar en la práxis el triunfo del capitalismo que significó la caída del Muro de Berlín. Para ello y según sus propias palabras, traza políticas tendientes a « expandir y fortalecer la comunidad mundial de democracias basadas en la economía de mercado ». Con ese espíritu, convoca la Cumbre de las Américas que se llevó a cabo en Miami, del 9 al 11 de diciembre de 1994.

Cumbre en Miami 1994

Cumbre en Miami 1994

Por primera vez, los 34 líderes reunidos allí habían sido elegidos democráticamente y se incluyó a Canadá y las islas de los Estados del Caribe, a excepción de Cuba. La principal iniciativa de aquella tercera Cumbre era la creación de un Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA) que debería proveer a todo el continente de un libre acceso al mercado de bienes y servicios. En Miami, se estableció un plazo de diez años para las negociaciones en torno al ALCA.
 
Mar del Plata, un revés para el ALCA

Se había realizado sin pena ni gloria la III Cumbre de las Américas en Quebec, cuando los mandatarios americanos se dieron una nueva cita en Mar del Plata, Argentina. Fue en noviembre del año 2005 y anque los temas centrales en el balneario argentino eran « pobreza y desempleo », la realidad es que la IV Cumbre de las Américas se convirtió en un desafortunado cuadrilátero para ese Tratado de Libre Comercio Continental propuesto por Washington 11 años atrás y que encontraba serias resistencias para hacerse realidad.

IV Cumbre en Mar del Plata, Argentina. 2005

IV Cumbre en Mar del Plata, Argentina. 2005

En la declaración final quedaron consignadas las posiciones contrapuestas de los partidarios del ALCA, encabezados por México y de sus detractores, los países del Mercosur mas Venezuela, así como un párrafo salomónico propuesto por Colombia, posponiendo la discusión sobre el espinoso tema.

Pero en la práctica la iniciativa de mercado común continental quedó enterrada en Mar del Plata, como había vaticinado el venezolano Hugo Chavez. Y esa cumbre significó un revés político para Washington y su presidente George W. Bush.
 
Cartagena, «aquí todos somos iguales»

A diferencia de Mar del Plata, donde las posiciones estaban divididas  a favor y en contra del ALCA, la VI reunión cumbre de los mandatarios americanos en la ciudad colonial colombiana de Cartagena en 2012, fue la Cumbre de la unidad latinoamericana.

Los mandatarios latinoamericanos representaron a una región unida contra el aislamiento de Cuba, contra la guerra de las drogas agenciada desde Washington y a favor de la  »descolonización de las islas Malvinas ».

Cartagena 2012

Cartagena 2012

Calificando el aislamiento y el embargo de « anacronismos ineficaces », el presidente colombiano Juan Manuel Santos instó al continente a cambiar los paradigmas y a vincular a la isla al proceso de integración continental: « Así como sería inaceptable una próxima Cumbre con un Haití postrado, también lo sería con una Cuba ausente», afirmó el presidente de Colombia ante 30 de sus homólogos americanos, entre ellos el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

En su discurso inaugural, Santos, presidente de un país tradicionalmente aliado a Washington, llamó a derrotar estereotipos y superar amarras ideológicas que « dividen a los países entre los del Norte y los del Sur. «Aquí todos somos iguales», afirmó Santos y llamó a tender puentes, ligados por los principios y la eficacia, entre un lado y otro del Río Grande. El anfitrión de la Cumbre de Cartagena aguijoneó también la centenaria política de guerra antidrogas dictada por Estados Unidos. Santos llamó a que esa cita se convirtiera en « la plataforma para una discusión sobre la
lucha contra el narcotráfico basada en las víctimas de ese flagelo y en los costos sociales y humanos que implica la vía militar para combatirlo. »

A su turno, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, pidió « relaciones entre iguales », enfatizando en el hecho de que « en el pasado relaciones asimétricas entre norte y sur han sidoresponsables de procesos muy negativos ». José Mujica de Uruguay insistió en que « la bandera de la estrella solitaria » no podría faltar en la próxima cumbre de las Américas y uno a uno los mandatarios latinoamericanos se pronunciaron a favor de reintegrar a Cuba en el sistema interamericano, ante un Barack Obama arrinconado que además tuvo que soportar el escándalo protagonizado pos sus escoltas, involucrados con prostitutas.

Allí en Cartagena se gestó la invitación a Cuba y así llegamos al inicio de nuestra historia que arrancaba hace 59 años en Panamá. Los próximos 10 y 11 de abril, la capital panameña será nuevamente sede de la Cumbre de las Américas.

Si en 1962 la exclusión de Cuba de la OEA generaba consenso en América Latina, mas de medio siglo después, lo que genera consenso es la inclusión de la isla al sistema interamericano. En esta ocasión, Cuba estará presente por primera vez, después de la participación de Batista en la Cumbre de 1956 y seguramente el mundo enteró verá a los presidentes Raúl Castro y Barack Obama tenderse la mano después de haber comenzado, el pasado 17 de diciembre, a tender puentes entre Washington y La Habana, después de medio siglo de enemistad.

Funte: Angélica Pérez para E Español

Recently Published

article image
»

...

article image
»

‎h

...

article image
»

La mesa y el mantel

TURISMO GASTRONOMICO, O LA IMPORTANCIA DE LA MESA EN LA ELECCIÓN ...

article image
»

FITUR 2024 comienza su promoción en Miami (EE. UU.) con el objetivo de atraer a 250.000 personas en IFEMA

Tras poco más de tres meses de haberse celebrado FITUR 2023, ...

article image
»

Los Fabulosos Cadillacs inician gira en el Antel Arena-

    A casi cuatro décadas del inicio de carrera, Los ...

»

Aerolineas Argentinas inauguro vuelos entre Argentina Ezeiza y Montevideo

Aerolíneas Argentinas inició el lunes (10) ...

»

Uruguay y OurCrowd acuerdan impulsar los lazos tecnológicos entre Latinoamérica e Israel

El Ministerio de Industria, Energía y Minería de Uruguay (MIEM) y ...

»

URUGUAY SERÁ SEDE DE LAS FINALES AMERICANA Y FEMENINA DE RALLY STAR DE LA FIA

Del 30 de abril al 2 de mayo, el complejo de deportes de motor ...

»

URUGUAY EN EXCELENTE POSICIÓN PARA AVANZAR EN EL TURISMO DE SALUD Y BIENESTAR

El turismo médico es uno de los sectores de turismo que más ...